Muestreos en busca de más turba en la Laguna Grande de El Tobar (Cuenca)

Campañas - Estudio monográfico Laguna Grande de El Tobar

El sábado 18 de noviembre hemos vuelto a la Laguna Grande de El Tobar con el fin de continuar con los muestreos de turba en los que estamos trabajando estos últimos años. El día, aunque comenzó fresquito con -5ºC prometía unas condiciones espléndidas y así fue.

Buzo tomando notas bajo el agua

La jornada comenzó a las 6:30, desplazándonos en esta ocasión hasta Beteta por la A2 vía Cifuentes. Madrugar tiene sus ventajas y una de ellas fue la gran cantidad de grupos de corzos que pudimos ver por la carretera. Además, al llegar, pudimos disfrutar de la presencia de los cormoranes en la laguna.

En esta ocasión nos cambiamos deprisa ya que, si bien la jornada no parecía complicada, teníamos que hacer bastantes cosas después de bucear, por ello nos fuimos lo más rápido que pudimos al agua.

El agua tenía buenas condiciones para la época en la que estamos, 10ºC y casi 6 metros de visibilidad en esta laguna en noviembre fueron algo más que unas aceptables condiciones de buceo.

Buscando turba bajo el agua

La búsqueda de turba se pudo realizar sin problemas, ya que las condiciones de buceo no fueron malas, pudiendo realizar una inmersión de casi 90 minutos.

Tomando notas bajo el agua de la localización de más turba

Esta laguna es una caja de sorpresas, según trabajamos en ella nos sorprende cada día un poco más. En la siguiente fotografía se puede observar una acumulación de turba.

Detalle de uno de los acúmulos de turba encontrados

Una vez que habíamos recorrido el itinerario que nos habíamos planificado, salimos del agua, nos cambiamos, recogimos el material y nos preparamos para continuar la jornada. A partir de este momento comenzamos a trabajar para otro de los proyectos que tenemos en la provincia de Cuenca, el estudio de la posibilidad de repoblar nenúfar blanco en otras lagunas de la provincia.

En esta ocasión no tocaba bucear, sino comprobar el estado de las masas de nenúfar en la laguna ante la posibilidad de usarlas como fuente de propágulos en futuras ocasiones. Para ello nos subimos a una de las lomas que permiten ver todas las masas presentes en la laguna.

Pilar subiendo por la torca

Según fuimos subiendo pudimos observar el estado de cada una de las cinco masas de nenúfar que hay en la Laguna Grande. La primera que vimos fue la que hay a la izquierda del canal.

Masa de nenúfar a la izquierda del canal

Junto a ella y ya en el margen derecho, está la masa más grande separada por el aliviadero.

Masa de nenúfar pequeña en la salida de aguas

Después se puede observar la primera de las dos que hay en la torca en uno de los dos bloques semisumergidos.

Masa grande de nenúfar en la salida de aguas

La segunda de la torca es la más pequeña de todas y se ha desarrollado también junto al otro gran bloque que hay en la torca.

Masa de nenúfar nº 1 en la torca

Por último, con un estado vegetativo más reducido, la que hay a la derecha del canal.

Masa de nenúfar nº 2 en la torca

Una vez llegados arriba nos comimos un bocadillo mientras disfrutábamos del sol, de la buena temperatura y de la buena visibilidad que tenía la laguna.

Pilar encima de la torca

La zona de la surgencia tenía una visibilidad pocas veces vista en esta laguna. La bajada de las temperaturas y la falta de lluvias podrían haber facilitado esta situación.

La zona de la surgencia tenía una visibilidad espectacular

Otra de las vistas de las que pudimos apreciar es el valle que emite material de aluvión a la laguna.

Vista del valle procedente de la zona de Lagunaseca

Tras comer y haber observado que las masas de nenúfar parecen encontrarse bien, bajamos al coche y nos fuimos a ver cómo estaban algunas de las plantas de nenúfar que habíamos transplantado hace unos meses. En su día se plantaron en la Laguna de Uña (Uña) y en el embalse de Molino de Chincha (Puente Vadillos). El lugar elegido fue este último, dónde pudimos comprobar también que se encuentran bien, inclusive una de ellas ha florecido.

Detalle del estado vegetativo de dos de los nenúfares transplantados en Molino de Chincha

Detalle del estado vegetativo de los otros dos nenúfares transplantados en Molino de Chincha

Tras la visita a Molino de chincha dimos por terminada la jornada, volviendo a Madrid bastante pronto para la cantidad de cosas que habíamos hecho.

Atentamente,

® Gemosclera. Asociación para la Difusión del Conocimiento de los Humedales y su Conservación